Manifiesto por Tartesos


    Entre el 4 y 17 de diciembre de 2011 se celebro en la Universidad de Huelva, el esperado I Congreso Internacional Tarteso; El emporio del metal, con el que se pretendía colocar a la primera civilzación letrada de occidente en el lugar que merece y dotar de las bases sobre las que debe continuarse su estudio. Para ello se redacto un manifiesto que firmaron todos los participantes, los primeros espadas en el estudio de esta sociedad salvo alguna ausencia por motivos de salud u otro motivo. Por ello creo acertado transcribir dicho manifiesto, para ayudar a su localizacion por la red, ya que merece una máxima difusión.

Image

MANIFIESTO POR TARTESO

MOTIVACIÓN

   Ningún país debe renunciar a una parte de su patrimonio cultural; España no puede permitírselo. Tarteso no ha trascendido suficientemente los límites del conocimiento experto. Este vacío ha sido ocupado de forma muy irregular por el imaginario colectivo que, a falta de datos de realidad, los suple con fantasías carentes de valor en la mayor parte de los casos.

   Los investigadores, conocedores expertos en este ámbito, tienen la obligación de transmitir el conocimiento adquirido, las diferentes posiciones y las razones que apoyan sus criterios, para que Tarteso deje de ser un territorio dominado por lo legendario y se convierta definitivamente en una propiedad colectiva.

   Es obvio que no puede haber acuerdo entre los especialistas sobre la totalidad de los aspectos concernientes a Tarteso. Sin embargo, es imperativo establecer las características generales que conciten acuerdo para establecer los fundamentos de la cultura tartésica. Pero también hay que enunciar los aspectos controvertidos, destacando la posición más verosímil, sus dificultades y alternativas.

ORÍGENES Y CONCEPTO

   En primer lugar hay que fijar el nombre. En castellano la forma correcta es Tarteso, el territorio Tartéside, sus habitantes los tartesios. En segundo lugar, hay que definir qué es Tarteso, asunto que se aborda en los párrafos siguientes. 

   Tarteso es la cultura del suroeste peninsular, confluyente con la presencia colonial fenicia, hechos que eclosionan en la brillantez y riqueza a las que aluden las fuentes literarias griegas con el nombre de Tarteso y, tal vez, alguna mención en las bíblicas.

   Los testimonios arqueológicos dan cuenta de una gran diversidad demográfica en la citada confluencia: centros o asentamientos de directa creación colonial, a los que se incorporan contingentes autóctonos; o centros preexistentes de tradición precolonial al que se incorporan los colonos semitas con resultados, en la generalidad de los casos, de formaciones sociales de comunidades yuxtapuestas o híbridas en las que se documenta el uso de lenguas diversas. Allí se decanta lo que entendemos por Tarteso, donde la influencia helénica, más o menos antigua, se intensifica en el último tercio del siglo VII. Por otra parte, la aportación etnocultural indoeuropea es asimismo importante.

   Estos fenómenos, que tienen su desarrollo histórico en tiempos que remontan al siglo IX a.C., experimentan un amplio desarrollo en las centurias siguientes, fundamentalmente en los siglos VIII, VII a.C. Previamente se perciben procesos de jerarquización social y organización territorial, asociados a contactos tanto con las culturas avanzadas del centro y el oriente mediterráneos, como con el mundo atlántico, relaciones de difícil explicación por la parquedad de los datos arqueológicos. Según algunos autores en esta etapa pueden detectarse ya raíces de lo que será Tarteso. En este sentido, las primeras cerámicas de tradición micénica, ciertos materiales sardos, las “estelas del suroeste”, entre otros testimonios, se convierten en posibles indicadores de una articulación económica y social que será aprovechada por los colonos fenicios para el rápido y potente desarrollo de sus objetivos coloniales.

TERRITORIO Y ORGANIZACIÓN

   Todo parece indicar que Tarteso, en su período de esplendor (750-550) es un territorio articulado en unidades políticas independientes al modo de ciudades-estado.

   No podemos identificar con certeza esas ciudades, pero se podrían sugerir de oeste a este Onoba (Huelva), Ilipla (Niebla), Spal (Sevilla), Asta Regia, Carmo (Carmona) y, quizá,  más al este Corduba (Córdoba) o Ategua. Este espacio coincide con lo que tradicionalmente se ha considerado el Tarteso nuclear. La vieja idea de un territorio político unificado desde el Algarve hasta Cartagena, apoyada en algún texto literario y en la autoridad de Schulten, actualmente está desechada.

   Esta estructura se proyecta por los territorios colindantes, dando lugar a nuevas unidades políticas que culturalmente algunos autores consideran asimismo partícipes dela Tartéside, como Conistorgis (Medellín) o Kastolon (Cástulo). Pero esto no significa que hubiera una unidad política y territorial de todos los espacios en los que aparece escritura, toponimia o materiales de origen tartésico. Al frente de esas unidades políticas hay un jerarca que se podría ejemplificar con el Argantonio de Heródoto.

   El carácter urbano de esta sociedad implica la existencia de aristócratas, como se aprecia de manera espectacular en la necrópolis onubense de La Joya. La presencia fenicia ofrece a esas aristocracias un nuevo lenguaje estético e ideológico que se engloba bajo la etiqueta de lo orientalizante, en coincidencia con los fenómenos similares y contemporáneos documentados en otras áreas, como Etruria, el Lacio, Grecia, Tracia y otras culturas en las que aparece contemporáneamente la ciudad como centro político regido por una clase aristocrática. 

   La explotación de los recursos naturales, agrícolas, ganaderos y mineros, se realiza a partir de las relaciones sociales gentilicias que caracterizan la estructura social, aunque progresivamente la especialización laboral (ceramistas, metalúrgicos, canteros) irá disolviendo las relaciones de parentesco para favorecer el desarrollo de una sociedad organizada por las relaciones derivadas de la producción. Es probable que la desaparición de la cultura tartésica se produjera antes de que ese proceso de transformación social quedara culminado.

EL FIN DE TARTESO

   Las circunstancias en las que se produce la desaparición de la cultura tartésica no son claras. Ya no se acepta la tesis de que Cartago fuera la causante de su destrucción, a pesar de que algunos estudiosos aceptan situaciones de conflicto bélico en relación con el final de esta cultura.

   El hecho establecido es que a mediados del siglo VI a.C., se constata una disminución de la presencia griega en el suroeste y un cambio de agentes comerciales en Onoba. Aunque Gadir continúa su existencia, muchos de los enclaves fenicios se abandonan. Al mismo tiempo, se aprecia la concentración demográfica en menos núcleos que se configuran como grandes centros: Gadir, Malaka, Sexi, Abdera y Baria.

   Mientras aumenta la población en los ámbitos periféricos, enla Tartésidenuclear se observa un decrecimiento demográfico unido a la consolidación de las estructuras urbanas hecho que permite aceptar la convención de que entonces da comienzo la cultura turdetana.

CODA

   El esfuerzo realizado en las últimas décadas para comprender adecuadamente esta cultura ha sido extraordinario tanto por parte de las instituciones afectadas, como por parte de los estudiosos.

   La encrucijada en la que se encuentra el análisis de esta cultura requiere una intervención decidida por parte de todas las administraciones públicas para promover la investigación arqueológica en los lugares que concitan acuerdo entre los expertos para recuperar restos verdaderamente innovadores. La dotación económica para excavar hábitats en extensión es una necesidad imperiosa para que el conocimiento sobre Tarteso logre dar un salto cualitativo.

  Al mismo tiempo, las instituciones y los medios de comunicación deben intervenir para que Tarteso se convierta en un destino cultural, lo que puede favorecer sin duda el desarrollo económico de las áreas afectadas.

   Finalmente, los responsables políticos y académicos deben cuidar para que Tarteso ocupe el lugar que le corresponde, como primera cultura letrada de la Península Ibérica, en el patrimonio cultural de nuestro país.

Enlace relacionado:

http://lahuelvacateta.wordpress.com/2012/04/17/conclusiones-de-tarteso-el-emporio-del-metal/

5 pensamientos en “Manifiesto por Tartesos

  1. Sr.Neoptolemo , me encanta leerle. Poco puedo responder a sus escritos pero hay un par de cosas que se me escapan a mi lógica…….

    Dice usted que ya no se acepta la tesis de la guerra en el fin del Tarteso. Teniendo en cuenta las palabras del profeta ,no recuerdo si Isaías o Jermías, en las que se refiere al Tarteso expresa ” ya no te sujeta fortaleza alguna ” yo había entendido que el Tarteso estaba protegido , quizás por Tiro. Al Cambiar las egemonías políticas , el rey del Tarteso con el fin de contener el poder alcanzado por los plutarcas fenicios, y buscar protección, trasladó la capitalidad de su reino a la ciudad amurallada de Gades.

    Argoantonio controló con impuestos a los fenicios pero a su muerte los tartesios se sublevan y piden ayuda a los griegos, los fenicios piden ayuda a sus consanguíneos cartagineses y así comienza la primera gran guerra en la que se emplean máquina y artefactos de guerra por parte de los cartagineses……… La victoria fue cartaginesa y del Tarteso sólo quedó la hierba y una ley de muerte al que osara pisarlo.
    Pienso que puede haber ocurrido así.

    Y otro de los puntos es el nombre de Tarteso que para mi modesto entender viene de la palabra Ta- sety, que no sé en que lengua egipcia o vecina de los egipcios significa ” Tierra del arco” y no hay en la costa Atlántica un arco mejor dibujado que el del mal llamado Golfo de Cádiz, en cuyo centro se encontraba una ciudad cuyo nombre evoca al oro……… Hu- NWb.

    Saludos

  2. Gracias Nati. Como sabe por mis otros artículos en la Huelva Cateta, todos suelo desarrollarlos y redactalos yo mismo, pero en este caso es la transcripcion del manifiesto por todos los componentes del congreso, que como dije, son casi todos los primeros espadas del tema.
    Este manifiesto recoge los puntos donde todos los integrantes estaban de acuerdo, alguno ya dijo al principio del congreso que no firmaria si se añadia depende que tema. No obstante, como asistí a todas las horas del congreso creo que puedo contestar sus preguntas.
    Sobre la guerra, lo que se descarta mas bien es la influencia cartaginesa en el fin de tarteso ya que la distribución que de los territorios que hizo para organizar su comercio no fue hasta siglos despues y por tanto no afectó al fin de tartessos. Realmente el fin de tarteso lo atribuyeron mayoritariamente a una perdida del mercado que lo mantenía, por diversas causa, problemas fenicios en sus tierra de origen, aparición de plata en abundancia en Grecia y algun otro asunto pero realmente ninguno de los participantes llegó a mojarse demasiado al respecto dejando como una de las incognitas de tarteso.

    Asi mismo los participantes se basaban muy mayoritariamente en los estudios del material arqueologico dejando un poco de lado los textos escritos, por poco fiables y confusos, e historias

    Sobre el origen de la palabra tarteso, igualmente hay diversas opiniones, si bien la teoria que mas he escuchado que puede venir de la raiz trs o sea de origen fenicio y que los griegos adaptaron a tarteso

    Como ve el congreso no trato de resolver incognitas, mas bien de fijar una bases estables y con aceptacion mayoritaria, para continuar con su estudio.

  3. Hola Neoptolemo. Hace un tiempo vi un documental sobre arqueologia en el que gracias a satelites, se podian observar claramente en un area del parque de Doñana, una serie de circulos uno dentro de otro y que parecia corresponder con el diseño de una ciudad portuaria (decian que en la epoca en la que existio la ciudad, la zona debia ser un puerto magnifico) al estilo de la posterior Cartago. Decian que debia haber sido una ciudad increiblemente prospera, y se cree que fue arrasada por algun tipo de desastre natural. Como bien habras supuesto, creen que es la ubicacion de la archifamosa Atlantida. No soy ningun entendido en el tema y me preguntaba si podrias aportar algo mas, ya que me parece muy interesante el pensar que pudo existir una metropoli equivalente a Cartago siglos antes, dejando a un lado la faceta mitologica de la Atlantida.

    Un saludo.

    • Amilcar, pues casualmente si que te puedo aportar. Si no me equivoco te refieres al documental de “National geographic” titulado “Buscando la Atlantida”, que es el último que ha salido al respecto. Casualmente ha hablado personalmente con el arqueólogo subacuático que sale en el mismo, Cláudio Lozano y también asistí a una conferencia del geología que participa en él, y puedo decirte que, como te habrás dado cuenta, el documental acaba antes de sacar ninguna conclusión, y en opinión de estos ahí no hay nada, al menos de la dimensión que quieren darle en el documental. El geólogo, tengo que mirar el nombre, no encontró nada de formación humana e indica que de haber existido alguna ciudad en esa desembocadura estaría a muchisimos metros bajo el lodo del fondo. Estas costas son muy particulares, no se si las conoces, y este catedrático es el mejor conocedor de las mismas.
      En definitiva que si alguien esperaba confirmar la existencia de la Atlantida en esa zona debe seguir buscando. Esa zona es conocida su relación con el mundo Tartesico, sobre todo en tema agrícola, pero realmente nunca se ha encontrado nada relevante en esas marismas. Todo lo que hay son teorías e hipótesis al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s