Claudio, un emperador singular


     Dedicaré esta entrada a un personaje, en concreto a un emperador romano, que si bien la mayoría que ostentaron este cargo tenían sus particularidades, algunos muy extremas, al que vamos a dedicar el presente artículo anda sobrado de ellas.

     Y este no es otro que Tiberio Claudio Druso, que ha pasado a la historia como el Emperador Claudio, y que socialmente es conocido por la famosa obra de Robert Graves. Nacido en Lugdunum (Lyon), en la Galia en 10 ac. en las calendas de agosto, era hijo de Decimo Nerón Druso y Antonia la Menor. De él se decía que se trataba de “un monstruo humano que la naturaleza había comenzado pero que no terminado” o que “una caricatura de hombre y aborto de la naturaleza”, y de esta forma no lo describió cualquier persona o enemigo, lo hizo su propia madre quien no dudaba en insultar a otros diciendo “eres más tonto que mi hijo Claudio”, incluso su abuelo lo consideraba digno del mayor desprecio.

yo-claudio-emperador-robert-graves-edito-alianza-espana-4097-MLA110718575_1452-F

     Como es de suponer, cuando tu propia madre habla así de ti, tu infancia y juventud no pueden ser muy agradables. Pero ¿a qué se debe esta actitud? La respuesta es clara, ser trataba de un personaje con innumerables taras físicas, tales como cojera, ataques de tos, dolor intestinal, tartamudez, babeo, sufría de frecuentes espasmos y tics a la par que padecía un gran número de enfermedades. En la actualidad una de las teorías dice que podría sufrir de parálisis cerebral, pero como siempre cada uno tiene la suya. Claro está, con esta apariencia física, pronto fue considerado no apto para cargo público o privado, pese a que pertenecía a la familia real ya que era sobrino nieto de Augusto, nieto de Marco Antonio y sobrino de Tiberio. Todo esto mientras veía como la fama de su hermano, Germánico iba en aumento y se convertía en un héroe de guerra por sus campañas en Germania, de ahí su nombre, y era considerado por muchos como un posible sucesor del emperador, circunstancia truncada por su muerte.

    Por esto, se excluía de cualquier tipo de celebración o representación pública. En el funeral de su padre, presidió los juegos en su honor junto a su hermano, pero hubo de acudir cubierto por una capucha. Igualmente recibió la Toga Viril pero sin ningún tipo de celebración. Para su educación se le impuso un pedagogo que le trataba con gran dureza.

     Con este ambiente se fue curtiendo, y ante la dificultades para tener una vida social normalizada, dedicó gran tiempo al estudio y la lectura, llegando a adquirir una gran cultura, incluso escribió diversas obras, como una de 8 libros sobre los cartagineses, otra de 20 sobre los etruscos además de varias sobre la historia de Roma, desafortunadamente hoy perdidas. Y ese sería el lado amable de esta época, ya que esta situación y la imposibilidad de hacer carrera política, también le llevo a granjearse fama de borracho y jugador.

     Pese a todas estas circunstancias, tuvo varios compromisos matrimoniales y matrimonios. En su época adolescente se le comprometió con Emilia Lepida, biznieta de Augusto, a la que acabaría repudiando. Después se comprometería con Livia Medulina, que al parecer murió el mismo día de su boda, al parecer a causa de una enfermedad. Más tarde contraería matrimonio con Plaucia Urgulanila con quien tuvo a Druso y Claudia, y tras ella con Elia Pétina, con quien tuvo a Antonia. De Ambas de divorció. Tras estas su sobrino Caligula le casó con Mesalina, en 38 o 39 dc., una hermosa joven de 15 años, mientras Claudio contaba ya con 48 o 49. Con ella tuvo a Octavia y Germanico, más tarde llamado Británico y comenzaría su reinado. Más adelante volveremos a ellos.

     Aún así recibió alguna leve muestra de respeto. Augusto pese a que lo inhabilitó para ningún cargo público por temor a las burlas y a que no lo incluyó entre sus herederos, le legó unos 800000 sestercios. Con Tiberio, tampoco mejoró mucho, si bien le pidió que le concediese alguna magistratura, y el emperador le concedió los ornamentos consulares pero no el cargo. El senado le concedió algún pequeño cargo que fue anulado al poco por Tiberio. Pese a todo, este último, al morir lo incluyo entre sus herederos de tercer grado legándole unos 2000000 de sestercios, además lo incluyo entre sus más allegados.

claudius     Pero la vida de Claudio comenzó a cambiar con la llegada del nuevo emperador, su sobrino Gayo, que ha pasado a la historia por su apodo, Calígula. Con este emperador conocido por sus excentricidades, por decirlo de forma suave, comenzó realmente su carrera política, ya que llegó a compartir con él un consulado y obtuvo otro en solitario en el año 37 dc. Llegó incluso a sustituir al emperador en algunas cuestiones. ¿Haría esto Calígula como una de sus muchas provocaciones? Quizás, pero lo cierto de esta forma le hizo acceder a la vida política y social. Pese a su nueva situación, nunca se libró de las burlas.

     Y aún mas cambiaría su vida el 24 de enero del 41, día en que asesinaron al Emperador Calígula. Conocido es el pasaje en que un soldado encuentra a nuestro protagonista escondido tras unas cortinas, temiendo correr la misma suerte que su familiar y sin embargo las tropas comienzan a aclamarlo como Emperador. Sin embargo no fue tan fácil su ascenso al trono. Al parecer las tropas comenzaron a apoyarlo, y lo llevaron a un campamento militar donde fraguaron su ascenso, pero el senado se oponía frontalmente a ello. Claudio, que al parecer en un principio permaneció estupefacto ante la situación, pronto vio la oportunidad y para garantizarse el respaldo incondicional de las tropas, les ofreció 15000 sestercios si accedía definitivamente al trono, cosa que hizo el 24 de agosto de 41, con 50 años. De esta forma y con este apoyo llego a ser emperador, hecho impensable poco tiempo antes.

     Sin embargo el senado seguía mostrando su disconformidad, ante lo que Claudio comenzó a demostrar, que si físicamente estaba hecho a retales, intelectualmente tenía capacidad sobrada para trabajar la política. Para comenzar a ganarse alguna simpatía, decretó el perdón y olvido de los conspiradores contra Calígula, con la excepción de unos cuantos a los que ejecutó, como escarmiento y lo hizo porque ellos antes habían pedido la muerte para él. Además no quiso tomar el titulo de Emperador y rechazó muchos de los honores que le correspondían. Así mismo respetó al senado, acudiendo a sus asambleas como uno más. Todo esto le otorgó un considerable aumento de popularidad entre el pueblo, en el que se apoyo para contrarrestar la oposición del Senado. De esta manera comenzaría un reinado, el cual ha generado múltiples opiniones, gobernando tanto dando muestras de aplicación y dedicación como de crueldad desmedida y exceso de celo para suplir sus carencias, a la par que un exceso de populismo.

     Sin embargo, pese al cariño que despertó en el “populacho”, no se libró de las conspiraciones e intentos de asesinato y amenazas de guerra civil como las provocada por Furio Camilo Escriboniano, legado de Dalmacia y que tan solo duró cinco días.

     Llegó a ocupar hasta cuatro consulados y actuaba personalmente como juez, haciendolo con gran pasión. En sus sentencias se alternaba la moderación con la una dureza exagerada. Sin embargo intentó moderar la legislación existente tanto en la dureza como en la suavidad para hacerlas más justas.

     Su gobierno se caracterizó por mostrar una actitud variable, lo mismo era justo y moderado que se mostraba irreflexivo y agresivo. Esta circunstancia le hizo perder parte del apoyo popular, si bien siempre se mostró interés por el bienestar de los ciudadanos, preocupándose por las desgracias de estos y su falta de recursos.

      Sin embargo necesitaba un triunfo militar para obtener el prestigio que se le suponía a alguien con su cargo, algo para lo que no estaba especialmente preparado. Para ello emprendería la conquista de Britania en el 43 dc., una isla que desde que lo intentase infructuosamente Julio Cesar, no había vuelto a entrar en los planes militares romanos, al menos de forma decidida, aunque mantenía con ella relaciones comerciales y pago de tributos. Para ello fue personalmente, como no podía ser de otra forma y al parecer la conquista fue más fácil de lo esperado, ya que la mayoría de pueblos se le entregaron sin oponer resistencia, y de esta forma la convirtió en una nueva provincia del imperio y el consiguió el mérito militar que necesitaba, volviendo a la capital tras solo seis meses de campaña, donde celebró su triunfo con todos los honores. Pese a esta victoria, sufrió reveses en Germania y perdió Armenia.

claudius_civiccrown     En cuestión de obras civiles, no fue muy prodigo, aunque las que hizo fueron importantes. Acabó el acueducto de Aqua Claudia, iniciada por Calígula, canalizó en Lago Fucino, lo que le llevó 11 años, canalizó hasta Roma diversos manantiales, que después lo distribuyó por la ciudad, hizo la calzada de Germania hasta Roma y construyó el Puerto de Ostia, proyecto que por su dificultad el propio Cesar se había visto obligado a abandonar y que se convertiría en la principal vía de entrada a la urbe.

     Volviendo a su vida familiar, esta no pareció tener un momento de tranquilidad. Después de sus dos primero divorcios, como ya dijimos antes, contrajo matrimonio con la joven Mesalina, de la cual, al parecer se enamoro perdidamente. Sin embargo, en ésta, según cuentan, se despertó su sexualidad comenzando una vida licenciosa, llena de orgias y aventuras sexuales. La leyenda cuenta que competía con las prostitutas de la ciudad, llegando a ganar una apuesta en la que sería la que mas relaciones con hombres tendría en un día. Pero su perdición fue el matrimonio secreto que contrajo con el cónsul Gayo Silio el Joven, en el año 48 dc., por lo cual a Claudio no le quedó más remedio que mandar su ejecución.

     Tras estos incidentes contrajo matrimonio por última vez, pese a la promesa que había hecho de no volver a casarse, en el año 49 dc., con su sobrina Agripina, puede ser que a iniciativa del Senado, viuda y que aportaba al matrimonio un hijo, Nerón, al que casaría con la su hija Octavia y al que adoptaría. De estos dos hechos manifestaría su arrepentimiento. Pero pronto Agripina, mostró su ambición y comenzó sus conspiraciones en pos de conseguir que su hijo fuese el heredero de Claudio. Esto acabaría el 13 de octubre de 54 dc., día en que el emperador moría. La leyenda cuenta que moría envenenado por la ingesta de unas setas que le ofreció su mujer, aunque hay otras teorías que hace autor del hecho al probador de alimentos, Haloto, otras que lo hizo su médico Jenofonte o una envenenadora llamada Locusta. También hay quien defiende su muerte por vejez. Sea como fuere con esto Agripina se salió con la suya, ascendiendo al trono su hijo Nerón, tras poner en duda la legitimidad del hijo de su marido, Germánico, que acabaría la muerte de ésta a los 14 años.

     El gobierno de Claudio suele generar diversas opiniones, desde la admiración por el hecho de que con sus limitaciones gobernase con cierto éxito, a quien lo acusa de exceso de crueldad ya que aplicaba tormentos y castigos de forma inmediata y en su presencia, mostrando ésta de forma especial en el caso de los gladiadores. Así mismo mandó ejecutar bajo su mandato a 321 caballeros y a 35 senadores. Sin duda, en esta forma de actuar intervendría su desconfianza hacia todos los que lo habían humillado por sus razones físicas e incluso algún tipo de alteración psicológica, como una más de sus dolencias.

     También se le ha descrito como cobarde y desconfiado, con tendencia a la ira y la estupidez, así como despistado e inconsciente, ya que llegó a preguntar por su esposa Mesalina después de haber sido ejecutada. Sea como sea, con todas estas particularidades o por causa de estas ha pasado a la historia de una forma singular.

Neoptolemo.-

Fuentes:

Suetonio- Vida de los Cesares.-

Robin Lane Fox- El mundo clásico.-

Pasajes de la historia- Juan Antonio Cebrián.-

Anuncios

2 pensamientos en “Claudio, un emperador singular

    • Posiblemente, aunque nunca se sabe, muchos empezaron a gobernar bien y el tiempo en el poder hizo que se fuesen degenerando. En mi opinión, a Cláudio además se le veía ciertas tendencias que podrían derivar en esa degeneración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s